Newsletter

Domingo, 01 Marzo 2015 19:36

INFLUENCIA

Escrito por

 

Son intuiciones, verdaderas alertas

Charly García – Todd Rundgren 

El trabajo parte de tres cuerpos plantados en escena, es la luz sobre nosotros los espectadores la que oscurece los movimientos, cerca a un costado está el cuarto integrante, el músico toca el bajo con suavidad que se traduce en precisión, sus graves cuerdas crean el clima y lo atenuado comienza con la clásica repetición de la danza contemporánea, giros de los brazos, de las piernas, sutiles, una suerte de calma que sirve como descripción de la propuesta  

hasta que aparece una distorsión, a partir de ese momento nuevamente desde el sonido, hilo conductor, dispara la obra hacia otro lugar, con más acción la interacción entre ellos se modifica, la improvisación dentro de la composición se suelta y rompe quizás una suerte de hechizo producido por el movimiento marcado y profundo del inicio.  

Ya con un viejo ventanal abierto, objeto predominante por tamaño y ubicación en la casi nula escenografía, idea que es planteada desde el principio, en consonancia el vestuario es ropa de calle (común) y no hay ningún otro objeto que distraiga la atención. Entonces sobre esta idea de  “despojo” se concentra el experimento en una estricta relación de cuerpo y música, del ventanal entra una brisa, ruidos que suben a la sala de autos y algún transeúnte, pero su detalle más perfecto es la luz de neón, anaranjada y similar a la de la escena es parte real y se integra.

Los bailarines a través de uno de ellos exploran desde lo lúdico el mareo, una sana idiotez, debería ser una costumbre, le piden más y más y gira en círculos, entrega la energía, exhausto ríe, pierde control del cuerpo, por un breve lapso juega a no pertenecerle, ese fuera de sí es compartido con sus compañeros, otro de los intérpretes hará una similar performance pero su resultado no será el mismo. El experimento arroja sus resultados que por la materia nunca podrán ser finales: tres bailarines con pautas marcadas para activar una libre propuesta se aproximaron entre sí, como péndulos donde sus movimientos se han tocado pero salvando la individualidad, a su vez los estados han sido modificados a través del tiempo y por impulsos de la música que los creó durante los instantes transcurso de la obra.  

 

 

El presente comentario-reseña pertenece a la obra  del domingo 12 de abril de 2015 en Apacheta, Pasco 623.-   

Para: Conocimiento experimental / Dirigida por: Soledad Gutiérrez    

Pablo Gungolo

Poeta, nació en Bahía Blanca y en la actualidad reside en Capital Federal. En el 2011 publicó su primer libro “Polaroid” (Editorial La Parte Maldita). Generalmente escribe en floresyfobias.blogspot.com (Elongando). Su próximo libro se llamará “los restos”.

Más en esta categoría: « IMAGEN AUDITIVA LA IDEA DEL NO FINAL »

TODOS LOS TEXTOS EN COMENTARIOS

  • 1, 2, 3. Dirección no obligatoria. +

    El pasado viernes 19 de octubre (y también el 26) el Espacio Zafra nos recibió con una de las ediciones del ciclo 1, 2, 3 DANZA. Es un espacio y Leer más
  • el Alma del Arte +

    Honestamente, me aventuro a escribir estas palabras, pretendiendo verter más luz sobre un escenario pleno en una noche de luna casi nueva. Aunque para todos, sin duda, nueva. ¿Cuánto debe Leer más
  • Trompe-la mort +

    ¿Cómo representar la muerte en escena? se pregunta el Grupo Krapp. Y en un intento de matar al autor, prefieren que otros respondan por ellos. Ellos interpretan las directivas dadas Leer más
  • Desafiando la ingenua gravedad +

    Aparentemente, como el subtítulo de la obra lo dice, “la caída es un invento del planeta tierra”. Desde esta premisa, las intérpretes buscan explorar el nexo, siempre en tensión- reinvención-rotación-inversión, Leer más
  • No puedo parar de mirar +

    Una lata de pintura sin abrir siempre es negra. Cuando la abrimos entra luz y nos devuelve color, imagen, forma, movimiento. Hasta que a un objeto no recibe luz no Leer más
  • Un relato adolescente +

    Un relato adolescente Obra: Se puede borrar Palabras sueltas y discursos existenciales marcan la trama de Se Puede Borrar. Danzas frenéticas son gritos con el cuerpo. Las cuatro intérpretes, todas, Leer más
  • Oscuridad, fantasmas y grotesco +

    En Acto Blanco, Carla Rímola y Laura Figueiras revisitan el romanticismo en la danza. Si bien, el título remite al segundo acto de los ballets neoclásicos-románticos, el trabajo sobre el Leer más
  • Nacer de grande, o vencer la presencia (in)finita +

    Nosotros, en cambio vivimos las frías mansiones del éter cuajado de mil claridades, sin horas ni días. Sin sexos ni edades… Es nuestra existencia serena, inmutable; Nuestra eterna risa, serena Leer más
  • Bailar la caída del corazón y separarse también puede ser una fiesta. +

    Es propicio atravesar las grandes aguas. Me repito día a día desde el día en que me separé. El sábado a la noche salí con mis amigas, todos los sábados Leer más
  • Acto de habla, baila una horda. +

    No estoy muy segura de qué hablamos cuando hablamos de lenguaje en danza. Más de una vez hemos discutido con amigos, colegas y el equipo de esta revista acerca de Leer más
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22

ESCRIBEN EN SEGUNDA