Newsletter

Jueves, 01 Agosto 2013 14:29

Hogar, ¿dulce hogar?

Escrito por

¿La femineidad en otros tiempos? ¿Por qué representar a la mujer hoy bajo una estética de los años 50 abocada fervientemente a la vida doméstica? ¿Qué ecos de ese modelo de mujer persisten en la actualidad? ¿Cuáles son los cambios en el modo de ser de la mujer actual? ¿Es posible hablar de una única forma de ser “mujer”? El recorte que establece la obra que aquí se trata pretende ir tensionando este tipo de cuestionamientos y, aunque resulte algo alejado temporalmente el lugar que se le asigna a la mujer, ciertamente hay indicios de que perduran problemáticas culturales que no son para nada ajenas al desarrollo de la sociedad contemporánea.

 En el caso de Doméstica, nos enfrentamos a la vida íntima de tres mujeres que se comportan como un equipo doméstico hiperactivo al mismo tiempo que demuestran sus rivalidades internas, quizás en el afán de definir quién es la capitana por excelencia. Aparentemente, sin este vértigo competitivo y ansioso, no se da marcha al motor de la diligencia hogareña… Ocupa un lugar igual de trascendente, en esta expedición, la profunda espera en la que se encuentran.

 Iremos percibiendo cómo, poco a poco, desde un balanceo casi mecánico que convive con los sonidos propios del ambiente, al comenzar a reproducirse la música, los cuerpos serviles de repente se ponen en acción: cada una toma el delantal que le corresponde y se prepara para enfrentar el, por demás habitual, micromundo de la vida doméstica. A medida que transcurre el tiempo, la espera de ese alguien que está por venir se hace cada vez más evidente, insoportable, y los quehaceres de la casa se van repitiendo más aceleradamente. ¿Cómo llenar si no ese tiempo de espera? Frente a la desesperación incipiente, nace entonces la violencia: se exaspera la competencia, se confunden las voluntades, se tergiversan los modales…

 Pero debe existir algún estado placentero si el hogar se constituye como verdaderamente propio. ¿Dónde hallarlo? ¿Es factible transformar los movimientos meramente rutinarios y funcionales en artificios gráciles y liberadores? Doméstica se juega por el Sí. La mesa, las sillas, el trapo, las paredes, el piso, además de limpiarse y ordenarse, también pueden ser oportunidades para la creación, para que el cuerpo dance, goce y se desdomestique.

 Y, si no llega ese comensal tan anhelado, ya no será un obstáculo para ocupar el espacio animadamente. Porque, al alcanzarse la conciliación femenina (grupal y personal), nada impedirá la confortabilidad del hogar que se construye con la labor autónoma…

Un texto para: Doméstica // dirigida por: Grupo Pleimovil

 

Ficha técnica: Intérpretes: Laura Stivelman, Lucrecia Pierpaoli y Teli Ortiz / Dirección y coreografía: Grupo Pleimovil / Asistencia General: Ollantay Rojas-Andrea Rosentein / Vestuario: Constanza Pierpaoli / Iluminación: Ivan Nirich- Grupo Pleimovil /  Música: Ry Cooder, Banda de sonido original Paris Texas - "La petite tonkinoise", Henri Christine, Vicent Scotto et Dilles Villard. Interpretado por Josephine Baker - "De temps en temps", Hornez, Misraki. Interpretado por Josephine Baker - "Lamour", Zoran Sajmanovich - “Canto indio", Ernesto Lecuona.

Irene Claverie

Formó parte del Equipo Editorial de Segunda cuadernosdedanza.com.ar desde su fecha de fundación hasta el año 2015

TODOS LOS TEXTOS EN COMENTARIOS

  • El Placer, el paraíso. +

    El Placer, el paraíso. Obra: La idea Fija Cabía todavía el aire libre. Habíamos enredado la mente detrás de cada flor y todo peligro pasado por flechas eran nuestra miel. Leer más
  • Hogar, ¿dulce hogar? +

    ¿La femineidad en otros tiempos? ¿Por qué representar a la mujer hoy bajo una estética de los años 50 abocada fervientemente a la vida doméstica? ¿Qué ecos de ese modelo Leer más
  • La afortunada osadía: un comentario sobre Orgiología +

    “El cuerpo, que históricamente ha pertenecido a una ideología, que además se reitera en lo cotidiano como la marca de una identidad y en lo artístico como marca estética y Leer más
  • On/Off +

    On/Off Obra: Azucar Lo mínimo: un biombo, dos intérpretes y el silencio. Comienza un dúo. Dos cuerpos pegados. Se arrastran, se doblan, se envuelven. No se despegan. Continúan el silencio, Leer más
  • Todo es Mentira +

    Sábado. Marcha por la aparición del cuerpo de Maldonado. Pongo un cuadrado negro de foto de perfil. No se qué decir,hacer,me invade la abulia. No quiero compartir ninguna noticia en Leer más
  • La pretensión de los objetos. +

    El límite de lo inanimado, parecería ser, justamente que no puede tener movimiento propio. A su vez, no puedo pensar el movimiento de un objeto en términos que no den Leer más
  • LA MISERIA DE SU MISTERIOSO ENCANTO +

    A través de una novela de Yukio Mishima El color prohibido (Kinjiki), 1954, Federico Moreno aborda una performance física y oscura. Como un posible origen, un hombre que antes de Leer más
  • LA VOZ DEL AMOR +

    Con una estética muy marcada, Pablo Rotemberg y las cuatro bailarinas–Ayelén Clavin, Carla Di Grazia, Josefina Gorostiza y Carla Rímola- logran una prolija correlación entre música, danza y escena, puesta Leer más
  • El valor del arte y el precio de la valoración ¿Parientes lejanos o compañeros cercanos? +

    Año 2001: en dos meses una beca se acaba y una madre muere en verano. Veinte mil pesos en Córdoba eran veinte mil lecor (1), un auto costaba siete mil Leer más
  • Trompe-la mort +

    Trompe-la mort Un texto para: Adonde van los muertos (Lado A) // dirigida por: Grupo Krapp ¿Cómo representar la muerte en escena? se pregunta el Grupo Krapp. Y en un intento Leer más
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19

ESCRIBEN EN SEGUNDA