Newsletter

Domingo, 01 Junio 2014 20:05

Un relato adolescente

Escrito por

Un relato adolescente

Obra: Se puede borrar

Palabras sueltas y discursos existenciales marcan la trama de Se Puede Borrar. Danzas frenéticas son gritos con el cuerpo. Las cuatro intérpretes, todas, son lo mismo y son muy distintas a la vez. El mundo de esta obra se divide en Lo que permanece eternamente y Lo que se puede borrar.

¿Borrar de dónde? ¿De qué memoria se puede algo borrar? ¿Soy capaz de borrar en la mente de otros o sólo puedo borrar en mí?. 

Categorizar el mundo es un acto completamente centralizado en el yo y esa es la acción de un joven idealista y romántico. Lo intenta full time aunque pueda luego deshacerlo todo, sus propios ideales se derrumban por el emerger de los nuevos, como cambiar los dientes de leche, como el pelo.

Llevarse las escrituras. Amontonarlas. Taparlas unas con otras. No permitir que se lean nunca más. Es todo parte de lo mismo. Somos incapaces.   

Pensándola en términos positivos y no bajo el manto de juicio que encierra esta edad, me atrevo a afirmar que la adolescencia tiene la conciencia de la eternidad. La adultez será la resignación social de este sueño. Es una edad de una soberbia existencial sabrosa. Donde se escuchan canciones de Blefari y tantos otros, letras que nos identifican que cantan nuestro pesar. Uno se cuestiona desde su propio nombre, hasta sus roles familiares y sus vínculos. Es una edad en etapas que duelen. Marcan el cuerpo, lo escriben y lo borran. 

El valor de las interpretaciones en esta obra es ineludible. La improvisación como campo de acción es un lugar potencialmente habitado. Habitar como espacio de extensión es el desafío de cada una de ellas. Se despilfarra el movimiento y bienvenido sea este gesto. Me gusta ver bailar. Y más me gusta ver bailar cuando voy a ver una obra de danza (menudo problema).

La existencia tiene eje en la persona categórica que define los hechos. Cada bailarina también es por efecto de sí misma y se mueve gracias y a pesar de su eterno yo. 

¿Los post-it pegados en el cuerpo de la compañera de danzas, son señalamientos para aquello que ha de recordarse o aquello que se puede olvidar? ¿Cuáles son las obras de la historia del arte que se me aparecen en la mente ante esta escena? 

Hay una trampa. Quien decide lo que se puede borrar comete un exceso de capacidad.

Ser yo, bailar lo tuyo, ser hija, ser madre, ser prima, ser mujer, to be or not to be…

Ficha técnica:

 

Idea: Fabiana Capriotti | Intérpretes: Fabiana Capriotti, Camila Malenchini, Alina Marinelli, Manuela Sansot |Dirección general:Fabiana Capriotti

Josefina Zuain

El tema del ser es para mí un tropezón asegurado. Bailo y escribo, bailo y estiro, bailo y no bailo. Me gusta decir: soy bailarina y escritora. Escribo, escribo, escribo... bastante compulsiva-mente.

Tal vez todos mis textos hablan de la acción de separar y del amor. Separar como modo de re-unir, re-condensar, volver a pensar y seguir (no) siendo. Amor: mi cuerpo. Segunda es mi relación más estable y duradera. Aquí, entre amistades, casualidades, pasiones y deseo, inventamos y recreamos los modos en que podemos pensar (seguir pensando) y volver a pensar en-con-a través de la danza.

 

Más en esta categoría: « Privilegios de Artistas ¿rojo.rojo? »

TODOS LOS TEXTOS EN COMENTARIOS

  • Algo me pertenece en esa obra* +

    Hoy en día, ante cualquier duda existencial y etimológica, todos recurrimos a las definiciones wikipedianas para satisfacer nuestra sed de aclarar dudas. Entonces una encuentra: “El pico, peón o trompo Leer más
  • La carne expuesta +

    Peligroso, insalubre puede resultar para la constitución de las personas asociar la educación a la disciplina como valor positivo, si no se discierne entre un eje normativizante y otro crítico. Leer más
  • La Luna late desproporcionada +

    Una Luz puntual, subiendo de a poco su intensidad, anuncia el comienzo de la obra, dejándonos ver a la intérprete. Estática, parada cual si fuera una estatua. Inevitable no pensar Leer más
  • No tan obvia +

    Cuando leí el texto de la obra pensé que al ir me encontraría con algo onírico y de una densidad espesa. Pero no fue así, no era tan obvia… Me Leer más
  • La carta robada, cosas que pasan. +

    Antes de pensar en lo que veo, me divierte, me resulta intrigante y algo pícaro. Digo que no pienso porque es una sensación en el cuerpo de curiosidad y entusiasmo. Leer más
  • El odio diario +

    “Frente al efecto cosificador de la mirada, el tacto nos proporciona la oportunidad de comprobar que el otro no es objeto sino sujeto y esto cambia dramáticamente la relación entre Leer más
  • Solo di sol a los idolos +

    En plena oscuridad, el ojo del público proyecta su luz. Recorre lentamente el suelo del escenario hasta amanecer sobre la pared. Apagón. El ojo, como la linterna de un policía Leer más
  • Un perreito en la pared +

    Es jueves 22 de septiembre y estoy viendo por segunda vez el ensayo (aquí le llaman “pase”) de Tots els quadres un quadre de Paula Romero en Espai de Creació Leer más
  • RECÓRCHOLIS ASTROS +

    Introducción La danza primogénitamente es movimiento del cuerpo. Sumado a este primer y limitado concepto, se suman la música, la coreografía, la finalidad, etc… Ahora bien, al ingresar al Café Leer más
  • Las memorias de la carne. Un comentario para Xenit. +

    Xenit, Zenith o Cenit: ¿cómo (d)escribirte? Me hago y le hago esta pregunta a la obra, en circunstancias de que sé que esa obra que vi, no es la misma Leer más
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23

ESCRIBEN EN SEGUNDA