Newsletter

Lunes, 09 Marzo 2015 03:44

“Te estoy diciendo nada”

Escrito por

Grande es el gusto de escribir sobre esta pieza chilena que se presentó en Argentina el año pasado. Grande, porque además de que soy chileno-argentina, esta pieza pone de relieve un tema delicado: lo “político” en la danza. Entendido lo político como la intervención social a través del arte, o como toda acción que involucre una reflexión histórica, la danza aparece en su rasgo más determinante: el cuerpo. 

A modo de guía, a lo largo de la pieza una voz en off o la proyección de textos en una pantalla, dan cuenta de la voz del autor: sus dudas, lo que descartó, lo que veremos. Entonces, por medio de esta primera persona somos partícipes de diversas escenas que mixturan danza, diferentes registros de video, citas a otras obras, entre otras. Este entramado discursivo deja expuesta la pregunta por la cita, por el arte y por la danza. En un logrado efecto coreográfico se nos hace evidente el ejercicio de reflexión en torno al contexto en el que es producida la pieza (es decir Chile). 

En un momento, escuchamos “el cuerpo es tridimensional, no para de sentir, no para de moverse”. Escuchamos risas insertas en el relato a modo de comentario. Persistentes, estas risas ya nos adelantan algo del tono satírico de la propuesta. Vemos a este intérprete moviéndose, improvisando un montón, y nuevamente escuchamos “¿qué piensas que te estoy diciendo? Y sigue sucediendo: ¿qué crees que te estoy diciendo? Nada. ¿Y ahora? Nada”.

Me detengo en este punto porque estamos enfrente de un cuestionamiento de los setenta en Estados Unidos pero en otro contexto. Formulada la pregunta hacia la obra misma, constituye uno de los puntos de inflexión de la pieza con un fuerte sentido político. ¿Por qué?  

Intentaré explicarlo con algunas escenas de la pieza. Vemos un video captado desde el GAM (Centro Cultural Gabriela Mistral) durante la represión de los estudiantes en Chile. En otra escena, el único intérprete llamado Luis nos habla por medio del micrófono, y comienza a decir “cuerpo-cuerpo-cuerpo-cuerpo-cuerpo-cuerpo-cuerpo” como si estuviera en una conversación. A veces busca respuesta, a veces se responde solo. Melodrama de cuerpo, canción de “cuerpo”. En otra escena mientras Luis baila con un pañuelo en la cabeza, escuchamos que su voz en off nos relata un texto poético-crítico que nos dice entre otras cosas: “baila que te baila y se acaba el agua, y ¿cómo se baila la desesperanza?, ¿cómo se baila el dolor?”. 

Tampoco podemos olvidar las pequeñas inserciones de la pieza que hacen alusión al “arte contemporáneo”, como el globo que inflamos y tiramos hacia adelante, la pieza de arte “Alexis Sánchez” o la cita a Hitler. 

Como dijimos en un comienzo, Algunos mitos sobre el cuerpo y otras siutikerias es una obra política porque todas estas acciones se preguntan sobre la realidad. No expone una visión ingenua de la danza o del arte, sino que como espectadores, somos parte de la denuncia hacia la violencia, hacia la nada. Y yo, chileno-argentina, me pregunto: ¿cómo hablar de algo de lo que no se habla? ¿Cómo hablar de política en un país en el cual hay ausencia de juicios a represores? ¿Qué nos pueden decir estos cuerpos? Hola, ¿estás ahí? ¿Cómo te puedo interpelar? 

Y ahí nos vemos, sacudidos por esta voz en off que nos habla de la nada, o del cuerpo, o del cuerpo de la nada, esta pieza nos devuelve la imagen de una película de terror, que es por ejemplo, el sueldo de un futbolista. Y la forma que adquiere esta crítica evoca a su vez, una expresión propia del contexto, porque alguien siútico o siútica es quien “presume de fina y elegante, o que procura imitar en sus costumbres o modales a las clases más elevadas de la sociedad”.  

Yo por lo menos, desconfío de la incorporación de los mensajes moralistas y contundentes en las obras, pero en este contexto: ¿qué otra cosa le podemos pedir al arte? Y aún más: ¿qué puede aportar la danza para este contexto? Deudora del silencio, la danza usada con sentido político se convierte en una niña que hace demasiadas preguntas. Porque, ¿qué crees que te estoy diciendo? Quizás es demasiado, disfrazado de “nada”. Quizás la “siutikería” no nos deja verlo.  

 

Comentario sobre la obra "Algunos mitos sobre el cuerpo y otras siutikerias" de Luis Moreno Zamorano, Nacho Peztaña y Javier Muñoz (Chile) escrito para la función del 6 de Febrero en Iquique, en el marco del Festival Fintdaz 2015, Chile. 

Caterina Mora

1988. Invierto intento norte en sur, sur en norte. Fiske Menuco, Buenos Aires, Bruselas, Estocolmo quizás. Intento salir a correr 20 min regularmente, no lo logro. Busco promover prácticas de lectura, de placer, de danzas como dispositivos inter-relacionales de confrontación con otre.s. Defiendo la educación formal y la institución pública. Post-master, Maestría, Licenciatura, Profesorado y Tecnicatura. Yo perreo sola. También bailo tango. Amante de "les moules frites”. No tengo Instagram y nunca entré a IKEA. 

Segunda Cuadernos de Danza es una de mis amantes.

PH: ALEXANDER ISMAIL

 

TODOS LOS TEXTOS EN COMENTARIOS

  • Todos uno y muchas cabezas +

    Lerna se propone como un intento, una prueba de encuentro y mutación que fluctúa entre la improvisación y pautas al son de gotas de agua que se escuchan caer. Nada Leer más
  • Buscar sentido... o perderlo +

    “¿Qué hago con todo esto?” Se pregunta Marina al final de la grabación que da inicio a la performance, refiriéndose a todo el material originado en el proceso de creación Leer más
  • El valor del arte y el precio de la valoración ¿Parientes lejanos o compañeros cercanos? +

    Año 2001: en dos meses una beca se acaba y una madre muere en verano. Veinte mil pesos en Córdoba eran veinte mil lecor (1), un auto costaba siete mil Leer más
  • El hombre que camina +

    Alberto, der mann der geht es una obra inspirada en el mundo de las artes visuales, más precisamente en la obra del pintor y escultor suizo Alberto Giacometti. Su trabajo Leer más
  • Somos amigas +

    Nos encontramos y nos llamamos amigas. No nos conocíamos mucho, quizás no más que los dedos de dos manos cuentan nuestros encuentros, quizás, nunca contamos ni los 8 de una Leer más
  • Crónica de una temporalidad danzada +

    I ¿Por dónde empiezo? ¿digo Maya Ponce, Misha Gordin, Nos, Intra-Nos? ¿Cómo estos nombres se conjugan y devienen en un mismo afecto? ¿dónde empieza la danza? Primero un brote, una Leer más
  • Tus huesos +

    Una luz. Una maquinaria. Un ovni. Llega, irrumpe, ilumina y deja ver al tiempo que oculta partes de lo que muestra. Podría ser la luz de los huesos de todos Leer más
  • No tan obvia +

    Cuando leí el texto de la obra pensé que al ir me encontraría con algo onírico y de una densidad espesa. Pero no fue así, no era tan obvia… Me Leer más
  • Escucha(s) +

    Existe un imaginario erróneo que es aquel que sostiene que la bailarina no habla. La muda. La que con piernas y pies en movimiento (frenético, delicado, justo, preciso) callada se Leer más
  • Enterraremos los trajes... +

    “Es cierto, no hay una felicidad de la estructura; pero toda estructura es habitable. (…) Puedo muy bien habitar lo que no me hace feliz; puedo a la vez quejarme y Leer más
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23

ESCRIBEN EN SEGUNDA