Newsletter

Sábado, 01 Agosto 2015 18:43

ME ATRAVIESA UN RÍO

Escrito por

¨El río era todo el tiempo, todo...

ajustando todas las direcciones de sus líneas

como la orquesta del edén bajo la varilla del amor…

Era el amor, el río…

Todo nacía de él, o venia evangélicamente 

a él.¨

 

El Gualeguay es un largo poema escrito por Juan L Ortiz (Entre Ríos, 1896-1978) que generalmente se  lo refiriere como un poema-río, y lo es por varios motivos, por un lado su alusión central en la composición, el protagonismo que asume, y en otro sentido por su extensión, más de 2600 versos, pero también por su forma, la disposición con que estos versos y sus blancos, sus silencios, se distribuyen emulan la corriente de un río que fluye por las páginas del poema, así también caracterizan esta idea el inicio, el subtitulo (Fragmento) y su final (continúa) que refuerzan las imágenes de palabras como aguas que no se detienen…

Así con una puntuación particular (el uso de las comas buscando cortas pausas, los tres puntos no siempre utilizados como indeterminación de lo que se dice, la función del signo de pregunta al final y ausente al principio, que ponen en duda mediante una entonación interrogativa lo afirmado en los versos superiores, el singular uso de las comillas, etc)  otorgan un ritmo propio y original a un poema que describe tanto el paisaje, su belleza y su misterio, a la vez que convive con la historia, la cultura por donde el río atraviesa, al decir de Marylin Contardi: geografía e historia pasan a ser hechos de la escritura, luego de depositar sus cargas desaparece y al reaparecer se metáforsea en colores, voces, imágenes… (Introducción sobre el Gualeguay. Pág. 657. Obras Completas Universidad Nacional del Litoral)

Estos grandes rasgos sobre la obra de Juanele que se destacan son a los fines de poner en plano la versión escénica interpretada por Carina Resnisky y “Nardo” González encargados de dar vida al dispositivo verbal e instalar en movimiento la carga poética mediante un lenguaje corporal, musical y oral. En este sentido la búsqueda por las palabras de Ortiz, su rescate, es de un modo teatral y se hace presente a medida que los movimientos avanzan acompañados por una sutil música de guitarra, canción y atmósfera del paisaje del litoral, lugar imaginario que la actriz/bailarina con la voz cantante en una versión libre recita los fragmentos del poema al cual le da su entonación y sentido, otros versos son canción, y algunos a dúo, allí la narración se completa en bellas piezas musicales que a su vez matizan la forma de seguir pronunciando los versos.  

Las imágenes del río, de sus contornos, sus animales, sus antiguos habitantes los guaraníes, sus palabras, el eco de sus voces escritas son nuevamente puestas en escena y cobran vida en el espacio donde actúan, de esta manera se hace cuerpo lo que al leer es supuesto y la interpretación de la voz del poeta se convierte en movimientos al ras del suelo con una luz intensa pero que apenas da un halo en la negritud del escenario.  

El espíritu del texto está a salvo y  se refleja en el despojo de escenografía, en la oscuridad mencionada que permite ver lo necesario de los movimientos dándole un lugar primordial al sonido de las cuerdas y a la voz, y en los tenues movimientos con arrebatos pero que vuelven a la calma, mansos al devenir igual que el poema hace con el río (o el río con el poema).  

Los versos del entrerriano cambian su musicalidad propia de su poesía para trasladar el hábitat de sus palabras a la escena, a la representación de un río, otro río, pero que como el original continúa con la misma idea de fluir.

Un texto para: El Gualeguay (poema río) /  Dirigida por: Carina Resnisky

Comentario de la obra presenciada el día 28/06/2015 en El Excéntrico.

Imagen: Manuscrito original de "El Gualeguay" de Juan L Ortiz 
(Archivo Alfredo Veiravé)

 

 

 

 

Pablo Gungolo

Poeta, nació en Bahía Blanca y en la actualidad reside en Capital Federal. En el 2011 publicó su primer libro “Polaroid” (Editorial La Parte Maldita). Generalmente escribe en floresyfobias.blogspot.com (Elongando). Su próximo libro se llamará “los restos”.

TODOS LOS TEXTOS EN COMENTARIOS

  • Crónica de una espectadora (des)obediente +

    Entramos a la sala de Café Müller con mi amiga Mailén y lo primero que observo es que hay tres grupos de sillas dispuestas para que el público se siente Leer más
  • Danza Lubricante +

    Carla baila la danza del problema de la identidad. Eso que se construye, se edifica, se arma cada día. Eso que las fechas decoran, los vínculos engalanan y las emociones Leer más
  • Solo di sol a los idolos +

    En plena oscuridad, el ojo del público proyecta su luz. Recorre lentamente el suelo del escenario hasta amanecer sobre la pared. Apagón. El ojo, como la linterna de un policía Leer más
  • (NO)bvio +

    No obvio El celular sonó como todos los jueves, temprano, a horas en que no hay decenas. Esa alarma anunciaba un nuevo cada día. Lo usual devino: cepillarse los dientes, Leer más
  • LAS BESTIAS o machacando una idea +

    Las acciones son hechos, ideas. Miguel Ángel Bustos, en una nota dijo sobre su escritura; pintar el verbo, es mi obsesión. Han pasado dos meses desde que fui a ver Leer más
  • Melancolía +

    Las obras de Viviana Iasparra apuntan al sistema nervioso. Como si atravesaran el pensamiento y fueran al núcleo de la percepción. El Abierto y Bestia Negra, sus últimos trabajos, ofrecen Leer más
  • COMO UN CUENTO DE HADAS EN EL MEDIO DEL MAR +

    La presente reseña es una obra que he visto en distintos momentos y formatos, el video de un ensayo previo al estreno, también en el espacio antes llamado Zafra, en Leer más
  • La carta robada, cosas que pasan. +

    Antes de pensar en lo que veo, me divierte, me resulta intrigante y algo pícaro. Digo que no pienso porque es una sensación en el cuerpo de curiosidad y entusiasmo. Leer más
  • Crónica de una temporalidad danzada +

    I ¿Por dónde empiezo? ¿digo Maya Ponce, Misha Gordin, Nos, Intra-Nos? ¿Cómo estos nombres se conjugan y devienen en un mismo afecto? ¿dónde empieza la danza? Primero un brote, una Leer más
  • Hogar, ¿dulce hogar? +

    ¿La femineidad en otros tiempos? ¿Por qué representar a la mujer hoy bajo una estética de los años 50 abocada fervientemente a la vida doméstica? ¿Qué ecos de ese modelo Leer más
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22

ESCRIBEN EN SEGUNDA