Newsletter

Miércoles, 01 Mayo 2013 15:23

La vuelta a los pagos. Interpretación de una fiesta cordobesa

Escrito por

Villa Argüello, localización geográfica del convite, el canto y la bailanta. 

Un fernecito, un juguito, unos bizcochitos. Sírvanse, por favor. 

Todos son bienvenidos al agite del cuarteto y la celebración. 

El club es nuestro, es de todos. ¡Organicemos una fiesta! 

Pero, pero… paremos la moto. Primero, lo primero. El ejercicio consiste en transpolar el allá-afuera al acá-adentro. Para lograrlo, hay que seguir a la oriunda, a la autóctona. Ella sabe cómo guiarnos para lograr buenas y verdaderas interpretaciones. Copiemos cada gesto y aprendamos bien, muy bien, donde se estiran las vocales, que la jerga cordobesa no es para cualquiera y sentir los aires del “pago” tampoco es moco de pavo. Debemos seguir cada instrucción. Si no, vamos a perder el juego. 

Veamos, observemos, escuchemos atentamente. Entre todos podemos generar el hábitat añorado. Villa Arguello, haremos las señas necesarias para alcanzarte. No te vamos a fallar.

 Ya tenemos en cuenta algunas recomendaciones: 

- ser muy sociables y simpáticos,

- saber piropos creativos,

- tener siempre buena predisposición para el baile,

- no perder nunca la capacidad lúdica,

- disipar todo indicio de vergüenza,

- el contacto físico es clave (¿y el simbólico? Bueno, ese también. Dale),

- por último y fundamental: crear es representar y representar es crear.

Listo. Ahora sí. Ya estamos preparados para la fiesta. Somos impares, pero no importa. Cuando toque bailar en parejas tomados de las manos (acá no nos olvidemos que es primordial el tema de género, una chica y un chico), el que quede suelto (que será un varón, porque son uno más) se mueve, se mueve y se engancha con una de las mujeres, reemplazando al que estaba con ella. Una dinámica similar al juego de las sillas. El que queda libre no vale que no se mueva, eh.

Después, podemos recitar las canciones que más nos gustan y recrear sus letras. También podemos seducirnos y decirnos cosas lindas. Bailarnos los unos a los otros, las chicas a los chicos y viceversa. Hacer trencito. Hasta formar una ronda entre todos y entrelazarnos de muchas maneras, como para que parezca que no podemos desenredarnos, pero en realidad demostramos que la ronda se vuelve a armar sin soltarnos de las manos. ¡Uy, la tenemos re clara! Puedo sentir que ya casi estamos en Villa Argüello.  

Pero falta lo mejor: ¿cómo recrear al icono por excelencia? Que nuestra guía nos enseñe bien el pasito de la Mona. Si no, no vamos a llegar a destino. Entonces: se coloca una mano hacia delante, con el codo flexionado medio hacia abajo, y con los dedos bien juntos (el pulgar queda suelto) la mano se va rotando: primero el dorso hacia arriba y después la palma, movimiento que se repite unas cuantas veces. Mientras dicha mano danza (siempre al ritmo de la música, por supuesto), las rodillas se doblan y la cadera se balancea hacia un lado y hacia el otro, generando que se levante un poco, con cada balanceo, el pie opuesto al lado de la cadera que se mueve. Bueno, algo así…si no fíjense y prueben:

http://www.youtube.com/watch?v=8LIUygIZkdw

Ahora sí, creo que ya estamos. Hasta disfrazamos a una, por si el público no la cazaba. Salió bien por suerte, todos se divirtieron. 

¿Y cómo termina la fiesta? Hay moraleja, atención atención. 

Si logramos entender que el asunto es, al final de cuentas, dejarse llevar por el ritmo acompasado y alegre que, aunque no se oiga, se siente como el motor de cada movimiento, podemos dar por ganado el juego. Villa Argüello: ¡llegamos! Por eso, te dedicamos el broche de oro: la rompemos en el balcón y después volvemos al fernet y a los bizcochitos.  

Un texto para: Villa Argüello // dirigida por: Celia Argüello Rena

Ficha técnica: Idea: Celia Argüello Rena / Intérpretes: Pablo Castronovo, Josefina Gorostiza, Andrés Molina, Teli Ortiz, Jimena Pérez Salerno, Ollantay Rojas, Diego Rosental / Intérpretes invitados: Roberta Blázquez Calo, Paolo Sambrini / Vestuario: Estefanía Bonessa / Escenografía: Agnese Lozupone / Diseño de luces: Agnese Lozupone / Música original: Alfonso Barbieri / Diseño gráfico: Wearepasto.com / Asistencia general: Macarena Orueta Producción: Juan Pablo Gómez / Dirección: Celia Argüello Rena.

 

 

Irene Claverie

Formó parte del Equipo Editorial de Segunda cuadernosdedanza.com.ar desde su fecha de fundación hasta el año 2015

TODOS LOS TEXTOS EN COMENTARIOS

  • Calesita de preguntas +

    Hace muy poco que comparto esta idea muy subjetiva, que no es mía, sino de Adva, y creo que tampoco es de ella. La idea es que no estoy tan Leer más
  • Desacralizar la danza +

    7 sillas. Luz roja y verde. Atmósfera. Algo empieza a sonar: el murmullo, la voz de una vieja que bien podría haber llamado a un programa de radio para contar Leer más
  • Contrapesos para la representación +

    Aproximación al estar siendo del deber ser Los distintos modelos de belleza habitan de forma segmentada y simultánea la acción de ambos cuerpos femeninos en escena… Solo un simbólico biombo-pizarra, Leer más
  • Precariedad astuta: producir sin cash +

    Harto conocida es la situación en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, de la producción de obra artística con pocos o hasta nulos fondos. A los artistas escénicos en particular, Leer más
  • Velocidad crucero +

    Los lunes a la noche en Santos 4040 se está dando Estado de Tráfico de Juan Onofri Barbato. El programa indica que se trata de un grupo permanente de experimentación Leer más
  • Sólo hay que ir * +

    Mi familia era muy chiquita: éramos mi padre, mi madre, una abuela –la madre de mi padre-, y yo. Mi padre tenía varias profesiones: escritor, arqueólogo, director de teatro. Mi Leer más
  • Nada, acá, tranca, ¿vos? +

    Comentario hecho sobre Todo Piola de Gustavo Tarrío – ¿Vos que hacías sino nacíamos en el mismo barrio? – Qué sé yo. No nacía. Estas breves líneas inscriptas en el texto que Leer más
  • Identificación como distorsión o distorsión como identificación +

    En el ruido es una pieza sobre la distorsión, el movimiento reiterativo-expulsivo y el impulso adolescente que busca liberarse de mandatos sociales preestablecidos. La estética se compone de un espacio Leer más
  • No tan obvia +

    Cuando leí el texto de la obra pensé que al ir me encontraría con algo onírico y de una densidad espesa. Pero no fue así, no era tan obvia… Me Leer más
  • Somos amigas +

    Nos encontramos y nos llamamos amigas. No nos conocíamos mucho, quizás no más que los dedos de dos manos cuentan nuestros encuentros, quizás, nunca contamos ni los 8 de una Leer más
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23

ESCRIBEN EN SEGUNDA