Newsletter

Jueves, 29 Noviembre 2012 22:31

1, 2, 3. Dirección no obligatoria.

Escrito por

El pasado viernes 19 de octubre (y también el 26) el Espacio Zafra nos recibió con una de las ediciones del ciclo 1, 2, 3 DANZA. Es un espacio y momento de encuentro de artistas y público alrededor del motivo de presentación de solos, dúos y tríos de danza contemporánea

En esta oportunidad, tres trabajos: uno de ellos exploraba, en mi opinión, una dirección radicalmente diferente de las otras dos propuestas. Quizá en esta oportunidad, 1, 2, 3 DANZA dio lugar a opciones que diferían en sus maneras de concebir la danza contemporánea, o eso que más o menos lleva ese nombre.

En orden de aparición, el primer trabajo suponía, a mi modo de ver, una búsqueda formalista anclada fundamentalmente en la exploración del movimiento y su flujo. Titulado "Mi otra posibilidad"; concebido e interpretado por Lucía Toker e Inés Maas, consistía -consiste- en un viaje por las formas ocasionadas por los encastres aireados entre dos cuerpos, o por los encastres generados por las formas que producen dos cuerpos que se encuentran (pero que se encuentran a partir de su fisicalidad). La precisión con que se desarrolla esa-la danza beneficia la percepción clara de esas formas por parte de los que miramos, y la invitación es principalmente un tránsito visual a través de esa kinesis, de esos recorridos certeros y, a simple vista, sin equívocos.

La segunda propuesta es la de Ana Borre y María de las Mercedes Oswald. En este trabajo ("Diferido, corrido del presente"), la búsqueda formal también parece ser la dirección principal... Lo formal, en tanto el movimiento de los cuerpos como también las texturas que ofrece el material audiovisual sobre la pared de fondo y sobre las bailarinas. Pero además del trabajo formal -que en cuanto al diseño de movimiento no podría yo afirmar si es creado espontáneamente, improvisado o coreografiado previamente- parece haber también algún interés con respecto al "estado", a lo emocional anterior o actual al momento de la función. Si bien esto no queda del todo claro, es posible suponer que la forma y el movimiento están trabajados en referencia a "otra cosa"... Otra cosa como cierto estado interno al vincularse, al mirarse o al mirar a la lontananza.

En un primer momento, las bailarinas ocupan y trabajan en porciones diferentes del espacio escénico, y en otros momentos comparten un espacio más pequeño dando lugar al contacto (agarres, sostenes, colgadas) que transforman la dramaturgia del movimiento en una dramaturgia relacional o de cierto estado emocional ambiguo.

Por otro lado, el soporte multimedia en este segundo trabajo ofrece un ingrediente que, desde mi punto de vista, no dialoga con la danza que se desarrolla delante; sino que más bien se propone como un discurso separado: texturas, formas, figuras reconocibles, como por ejemplo aves, etc.

Por último, el trabajo de Rosina Gúngolo y Agustín Colli, que ciertamente se transforma en un volantazo; un cambio de dirección respecto a los anteriores trabajos de esta edición de 1, 2, 3 DANZA. Rosina y algunas cosas entran en relación en el mismo escenario en el cual antes se bailó. El eje que atraviesa a "t.t.t.t.t.t." parecen ser un conjunto de interrogantes que se presentan claramente. ¿Qué es lo que el espectador ve, digamos, cuando ve directamente? ¿Qué es lo que el coreógrafo decide mostrar? Si vale tanto mostrarlo de modo directo como de modo mediato, por ejemplo a través de un televisor que reproduce lo que está siendo filmado simultáneamente a esa reproducción...? ¿Qué pasa si quien mira ve, y que pasa si no ve, y en un apagón total no tiene ni más ni menos que oír o imaginar a partir de algunos pocos elementos? A la performer la vemos caminar... la vemos, o por momentos deducimos que manipula esos objetos a fin de llevar a cabo con ellos acciones concretas como operar la cámara, operar el televisor, desplazar la mesita sobre la que estos aparatos están dispuestos... Pero casi no vemos de manera directa (es decir, sin intermediarios) su carne, su color piel, su cuerpo y vestimenta; sino que la mayor parte del tiempo vemos lo que de todo eso nos muestra la imagen del televisor. Casi no la vemos "bailar", en la acepción más común de lo que se entiende por bailar. Y la elección -de qué se muestra y qué no, cómo se lo muestra, cómo se interviene o trastoca la imagen- está a cargo de ella misma. Es una acción que ella va construyendo ahí, mientras la vemos accionar y no antes.

Cuando en los dos primeros trabajos de este 1, 2, 3 DANZA, la danza pareciera ser sinónimo de flujo de movimiento, en el tercer trabajo es ello lo que se pone en duda.

En el marco de este ciclo propuesto por el Espacio Zafra quizá sea esa una elección muy acertada: poner en diálogo diversas maneras de entender o poner en acto la danza contemporánea.

 

 

 

Un texto para: 1, 2, 3 Danza // Ciclo de danza contemporánea- Artistas Varios

Ayelén Clavin

Formó parte de Segunda cuadernosdedanza.com.ar desde su fecha de fundación hasta el año 2014.

TODOS LOS TEXTOS EN COMENTARIOS

  • Isolda Isolda (Isolda) +

    Como en cualquier grupo estable, la transformación es tan común como necesaria, sin embargo en la Argentina la renovación de cualquier grupo estable y sobre todo estatal, se concibe con Leer más
  • Una acción política de resistencia +

    Es la definición que da Jimena García Blaya, con respecto a la edición online del Festival Internacional de Danza Emergente (FIDE) en el contexto del Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio Leer más
  • Patografías +

    Vivo. Unos años sin danza en el cuerpo. Me duele. Escucho. Confinamiento. Obligatorio. Se repite. Cuatro meses y contando… ¿Mayo 2021? Me angustio. Salgo. Me paro en el balcón nevado. Leer más
  • Conmover al algoritmo +

    Veinteveinte La primera vez que escuché "hay que saber conmover al algoritmo" sentí ternura. Percibí su pulso vital, lo imaginé como un cachorrito que yo podía abrazar. Esa noche soñé Leer más
  • De la danza al cáncer y del cáncer a la danza. +

    En 1987 comencé a trabajar en mi tesis para el doctorado en biología molecular y celular. Al mismo tiempo, empecé a tomar dos clases de danza a la semana. Xavier Leer más
  • La comida está servida +

    Algo de todas ellas, me hizo pensar en mi mamá ama de casa. Todo un viaje al universo femenino dentro de una casa, dentro de su casa, dentro de algunos Leer más
  • Hogar, ¿dulce hogar? +

    ¿La femineidad en otros tiempos? ¿Por qué representar a la mujer hoy bajo una estética de los años 50 abocada fervientemente a la vida doméstica? ¿Qué ecos de ese modelo Leer más
  • Artilugio-Movimiento +

    Si la imagen (y/u/o la obra de arte) es una artilugio que habilita construcciones de pensamiento, y, si es EN un proceso de desmontaje que se pueden establecer cuáles son Leer más
  • ¿Cómo debería terminar una obra? +

    No sé cómo debería ser un invierno, pero tengo la sensación de que este invierno que pasó tuve mucho calor. Justo el día en que fui a ser parte de Leer más
  • Desacralizar la danza +

    7 sillas. Luz roja y verde. Atmósfera. Algo empieza a sonar: el murmullo, la voz de una vieja que bien podría haber llamado a un programa de radio para contar Leer más
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22

ESCRIBEN EN SEGUNDA