Newsletter

Lunes, 30 Noviembre 2020 13:35

Buenos Aires, 2020

 

Dance, dance otherwise we are lost (1)
Pina Bausch

Strasbourg 1518, el cortometraje del cineasta Jonathan Glazer, fue producido en julio de este año. En él, se ve a varios intérpretes realizar la misma secuencia de movimientos una y otra vez, chocandose contra las paredes blancas de sus departamentos.

Estrasburgo 1518, la ciudad y el año en el que tuvo lugar una “epidemia de baile”. Según la Enciclopedia Británica, en julio de 1518 una mujer salió a la calle y empezó a bailar. Bailó y bailó durante días hasta caer de agotamiento. Luego de descansar, reanudó su danza.

Al pasar los días se sumaron bailarines. A la semana, eran 30. Las autoridades locales dispusieron un lugar especial, bajo techo, para proteger a los contagiados además de músicos e intérpretes profesionales para que los acompañen en sus movimientos. Esto no hizo más que exacerbar el contagio hasta que casi 400 personas se vieron afectadas por la compulsión. Muchos murieron, exhaustos. En septiembre, la manía se había disipado (2).

La de Estrasburgo fue una de las llamadas danzamanías o coreomanías que sucedieron en Europa entre los siglos XIV y XVII. Si bien existen hipótesis sobre las causas de esta aflicción, ninguna parece ser definitiva (3).

Lo que en primer lugar une a una Strasbourg con la otra, es la relación entre contagio y movimiento compulsivo. Sin embargo, mientras que las coreomanías del milenio anterior sucedían en comunidad, las de este milenio encuentra a lxs bailarines separados. 

El trabajo, realizado durante el aislamiento europeo, fue dirigido remotamente por Zoom y capturado con los teléfonos de cada intérprete. Se les envió equipamiento mínimo para mejorar las cámaras de sus móviles. Las secuencias de movimiento fueron creadas por cada performer, en relación a la música de la banda sonora (4).

El espacio en el que lxs intérpretes realizan sus secuencias son habitaciones sin muebles, de paredes blancas con enchufes a los cuales nada hay conectado. La luz da cuenta del día, la tarde y la noche. La música marca un pulso acelerado que, presente en el movimiento, “contagiará”, finalmente, al montaje. 

Lxs intérpretes repiten sus secuencias hasta el agotamiento. En algunos brazos y melenas de pelo largo y lacio vibra todavía la obra de Pina Bausch. Vale aclarar que varios intérpretes del cortometraje formaron parte del TanzTheater de Wuppertal. 

Sin embargo, el movimiento realizado hoy se encuentra despojado del encuentro con otros cuerpos. Despojado de un espacio que le ofrezca una fuga. 

Despojado de claveles,

 Nelken (1982) Pina Bausch 

 

hojas secas,


Barbe Bleue (1977) Pina Bausch

 

 

o muchísimas sillas  

Café Müller (1978). Pina Bausch.

 

el desconsuelo se cierra sobre sí mismo. 

 

El cuerpo pierde su borde y el movimiento asfixia. 

Strasbourg 1518, (2020) Jonathan Glazer.

 

La cualidad compulsiva, lo que lleva a repetir una y otra vez la misma secuencia hasta el cansancio parece arrojar a los cuerpos fuera de ellos mismos, introduciéndolos en un interminable loop de ansiedad. Como si en realidad no hubiera movimiento sino sólo su mímica. 

Le preguntaría a Pina cómo bailar hoy o qué hemos perdido.

 

Strasbourg 1518

Dirección: Jonathan Glazer I Guión: Jonathan Glazer I Música: Mica Levi I Fotografía: Darius Khondji I Intérpretes: Andrey Berezin, Botis Seva, Ditta Miranda Jasif, Germaine Acogny, Jamila Johnson-Small, Kaori Ito, Nazareth Panadero, Oleg Stepanov, Tsai-Chin Yu I Produccion: Academy Films, BBC Films, BBC Arts, Artangel, Sadler’s Wells. 

Disponible en la plataforma MUBI.

Notas
1. Bailemos, bailemos o estamos perdidos. 
2. https://www.britannica.com/event/dancing-plague-of-1518
3. https://es.wikipedia.org/wiki/Coreoman%C3%ADa
4.https://www.playbill.com/article/jonathan-glazers-dance-film-strasbourg-1518-to-premiere-online-july-21

 

Publicado en En comentarios

TODOS LOS TEXTOS EN COMENTARIOS

  • Isolda Isolda (Isolda) +

    Como en cualquier grupo estable, la transformación es tan común como necesaria, sin embargo en la Argentina la renovación de cualquier grupo estable y sobre todo estatal, se concibe con Leer más
  • Cuna del hombre, incubadora de la humanidad +

    Un texto para: África // dirigida por: Luis Biasotto Quizás sea necesario aclararle al lector que soy de las personas que lee los textos que acompañan las obras, antes o después Leer más
  • EL DESEO SIN NOMBRE +

    Ardua la tarea de encontrar las palabras para Amaralaniñafuego. a) ¿Una primera transformación trastoca la realidad de un cuerpo humano? Tal vez no, porque evidentemente existe la posibilidad en lo Leer más
  • La bella es la bestia. Apología de la cisura. +

    Con el hígado transpirado: así está ella, así quedamos. Andrea es en sí misma una mezcla. Mezcla de Andrea la puta de ficción, con algo –mucho- de Marina Otero, su Leer más
  • De cómo no sé estar con otros +

    Obra: De cómo no sé estar con otros Al principio este comentario se iba a llamar De cómo estar con otros cuerpos. Iba a ser un intento poético de poner Leer más
  • El fuego que hemos construido (1) +

    The radio station disappearedMusic turned into thin airThe DJ was the last to leaveShe had well conditioned hairWas beautiful but nothing really was there. Hong Kong - Gorillaz Hay una persona Leer más
  • La hija de puta de la niña +

    I. Cuentan por ahí que un día una niña irrumpió en un teatro, se puso frente a un escenario ambiguo y tomó el mando. Cuentan que quienes ocupaban la escena Leer más
  • Eterno presente COVID-19 +

    Antes del Covid-19 Hace 7 años atrás Iván Haidar presentaba ante el directorio de Prodanza un proyecto que se titulaba Lugar Propio. No quiero falsear datos históricos y tampoco ando Leer más
  • Título en intento. Un texto para Pues sí: trilogía coreográfica +

    Parte 1. “En pelotas” secuencia coreográfica. “En pelotas” habla sobre estar “en pelotas”. Parte 2. Casi en pelotas, vestido con un cartel que dice: “¿Declarar el amor es una acción Leer más
  • El cielo de nosotros, los monstruos. +

    Érase un lugar desconocido habitado por seres desconocidos: nosotros. El cielo de los monstruos parece mostrarnos justamente el intervalo entre un primer y un segundo acto, es decir ese momento Leer más
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24

ESCRIBEN EN SEGUNDA