Newsletter

Jueves, 22 Junio 2023 19:48

Lago. Un desenfoque narrativo

Cómo citar este artículo.

Laria Rocio (2023) Lago. Un desenfoque narrativo. Cuadernosdedanza.com.ar ISSN22508708. Publicado: 22 de Junio

Tuve la fortuna de asistir al ensayo general de Lago de los Cisnes en el Teatro Colón. Mientras afinaba la orquesta, y se cruzaban saludos tertulianos, miraba la sala llena y me preguntaba qué mirada se pone a disposición cuando se va a ver ballet, en qué o dónde se posa, cuando se está frente a una puesta tan tradicional, tantas veces vista, bailada, ensayada. ¿Es una mirada políticamente correcta, que se detiene en la interpretación? ¿Una mirada clínica que observa las líneas del cuerpo de baile? o ¿ una mirada frívola que mora en los tecnicismos? Ayer se me escapó, en esa línea, un pensamiento: "un tour perfecto” pensé, y al instante me di cuenta de que no era necesario. Este tipo de pensamientos intrusivos aparecen sin querer, debido a que la vivencia corporal del ballet es muy pregnante y es imposible quitarnos la sapiencia de la dificultad que implica bailar y, en consecuencia, no emitir juicios de valor ante la ejecución de ciertos pasos. Sin embargo debo decir que ayer, en el preestreno de Lago, estrené una mirada nueva.

Pasaron seis o siete años desde que cerraron la Sala Ginastera del Teatro Argentino de La Plata y la misma cantidad de años que el hermoso cuerpo estable de bailarines que tiene el Teatro Argentino, no repone y estrena un ballet de repertorio completo. Viviendo en La Plata, hacía años que no veía el Lago, en vivo . Por lo que, por supuesto, fui con la certeza de la emoción. Y allí estuvo, claro. Cómo no estremecerse en el preludio, con el timbre ingrávido del oboe inundando la sala, advirtiéndonos de los peligros que conlleva creer en la inocencia del amor. La genialidad de Tchaikovsky para orquestar la tragedia y dejarla allí, como una profecía inquebrantable, sobrevolando la impotencia del divertimento y el aburrimiento de un príncipe que lo tiene todo. Eso me pasó. Me emocioné, a la vez que contemplaba la obra con desenfoque capussoteano. Se me escapó una risa cuando Siegfried subió la cornisa para tirarse al vacío. ¡Paraaa! ¿No intentaron hablar primero? Nobleza obliga, Odette, si el tipo no puede diferenciar entre blanco y negro, entre dulzura y manipulación, salí de ahí amiga. Dicho esto, estamos en el final de la obra. Me gusta esta reposición en que, en el cuarto acto, los pequeños cisnes, aparecen de negro. Pienso que propone algo muy potente. Entre la bandada de cisnes blancos, los cisnes más pequeños se han oscurecido. Como si algo hubiera sido contaminado y ya no fuera posible discriminar entre lo puro y lo impuro, entre el bien y el mal. Algo fue alterado para siempre, el patógeno ingresó por la parte más débil y vulnerable. Un mensaje ecológico. La consecuencia de una intrusión irreversible por parte de la emoción humana, en un ecosistema que antes funcionaba, con sus propias dinámicas de luz y oscuridad, hasta que la colonización sentimental produjo profundos desequilibrios en los cuerpos.

El final épico del doble suicidio es un montón, pero bueno supongo que si no lo fuera, no seria épico. Lo que mas me atrapa de la historia es todo lo arquetipico que se desprende alrededor del alterego que es Odile, el cisne negro. Es el contrapunto interesante, alguien que propone otra cosa, movimientos filosos, fugas odiosas, la burla cruel. Es innegable el magnetismo del personaje, siempre que esté bien interpretado claro, ningún guión puede convencernos por sí solo. Pienso que su figura guarda relación con la duplicidad oscura y húmeda que aparece en la serie de Netflix, Stranger Things, y que amenaza a todo un orden que en la ordinariez de la tranquilidad, construye una felicidad fingida.

Me preguntaba también, qué tipo de fuerza, qué necesidad es la que tracciona la unión entre Odette y el príncipe. Se me ocurre una hipótesis: el ferviente deseo de hacer algo con sus aburrimientos. También el de emanciparse: el huevón del príncipe, de su madre y el cisne, de Von Rothbart, el brujo que las tiene re cagando. Así se va todo a la mierda. Flashean amor. Flashean traición. Flashean sacrificio, y finalmente se suicidan. De nuevo ¿Por qué? No tengo la menor idea. Quizás eligen entregarse al delirio de una fantasía para la cual son perfectos el uno para el otro, antes de conservar sus existencias amarradas a la linealidad del lujo. El amor tiene la potencia de ofrecerles la indigencia que les falta. Desata ese desenfreno que enmascara toda tranquilidad aburguesada. Juntos representan esa descarga que equilibra las buenas costumbres del reino. Si así fuera, hasta los comprendo. Dejarían ambos de ser los nabos emos de la historia, para convertirse en punkies, una suerte de malformación en el destino de los cuentos.

Los Pas de Deux, son caso aparte, puesto que hablan, para mí, de un reconocimiento filial, de la ternura de un encuentro, de un cariño que brota súbitamente en el claro de un bosque. El resto de los dispositivos que se narran desde las lógicas explicacionistas del amor romántico, el drama y la tragedia ya no tienen en mí, acaso en nosotros, los mismos efectos que antes. Así es como todo aquello dejó de ser la parte central de la historia y la más conmovedora. ¡Qué alivio de desplazamiento!. Pero, y entonces, ¿qué nos queda? ¿Qué nos queda para ver en obras como estas, basadas en relatos a punto de claudicar? Quizás ejercer una mirada desenfocada puede arrojarnos algunas pistas. Según Walter Benjamin, la mirada desenfocada es una forma de resistencia frente a la estandarización de la experiencia perceptiva en la sociedad de masas. Nos habilita a dejarnos sorprender por nuevas perspectivas. Descentralizar los objetos, abandonar y desenredar la jerarquía que los empasta para acceder a la integralidad del paisaje. Se accede a ella retirando la retina y, a la vez, creando, como espectadora, junto a  lo que está sucediendo. Al fin de cuentas, nadie se baña dos veces en la misma historia, ¿o si?. En todo caso es una decisión, una (im)postura deseable, puesto que, siendo parte necesaria del acontecer artístico, el espectador no puede renunciar a sus coordenadas políticas, enquistadas, dinámicas o lúdicas. Mejor entonces, que las miradas sean sesudas, divertidas, siempre activas.

 

Publicado en En comentarios
Lunes, 03 Octubre 2022 17:56

Trash Ballet

Cómo citar este artículo.

Laria Rocio (2022) Trash Ballet. Cuadernosdedanza.com.ar ISSN22508708. Publicado: 3 de Octubre

Una semana después de la función de mitad de año, llega el link al Drive con las fotos. Siempre me despierta ansiedad mirar las fotografías, sé que habrá que buscar con lupa alguna que zafe para compartir en las redes. No digo esto en desmedro de las fotógrafas que contratamos, sino que capturar fotos de un espectáculo de danza es un desafío en sí mismo, y de ballet lo es aún más. La colocación del cuerpo en esta técnica exige tanto que, una secuencia de fotografías tomadas con distancia de microsegundos destroza a cualquier bailarín o bailarina amateur. 

Idealmente tiene que poder visualizarse una línea recta en el eje del cuerpo, así como los planos deben verse alineados correctamente: cintura escapular y pelvis. Los hombros tienen que estar bajos, la línea del pie y rodillas, estiradas. Sonrisa y/o solemnidad según la obra a interpretar. Así fui descartando una a una las imágenes que retrataban mi cuerpo danzante. No es ser exigente, sino sensata. No puedo postear una foto bailando ballet con el pie chueco, o aterrizando de un temps de fleche (un salto) en la que parezco escapar de una explosión. Sin embargo, quiero reivindicar mi lugar en el mundo del ballet. 

¿Señalan estas posturas una contradicción? No lo creo. Expectativa versus realidad. Opto por militar la categoría “bailarina de ballet amateur”.

En el imaginario social, el ballet aparece como una danza altamente institucionalizada, cuyas personas involucradas pertenecen a cierta clase social, llevan adelante determinada dieta y se insertan en un acotado margen etario. Todo esto probablemente sea cierto. Sin embargo, mientras una bailarina transita el difícil camino para ser profesional y cumple el objetivo, otras miles cumplimos el límite de edad para audicionar o disminuimos el entrenamiento para ingresar a una carrera de grado y unas cuantas se alejan por alguna lesión que llevará meses recuperar. 

Con esto quiero decir que por cada bailarín o bailarina que logra un contrato en una compañía, somos miles las que quedamos en el camino, con esperanza o resignación, habitando la resiliencia en todo su espectro. A la vez son miles las personas que se incorporan por primera vez a las clases de ballet, con cuarenta, cincuenta, sesenta años. Entonces, ¿por qué no disputar los discursos del ballet al sentido común que invisibiliza a la gran mayoría de los que bailamos danza clásica? 

Llamo “Trash Ballet” a todo lo que conforma esa ocultada dimensión. No porque seamos basura, sino porque conformamos, según estos imaginarios sociales, los márgenes del ballet, sus desperdicios. Somos las pobres que van a la escuela pública de danzas, al taller municipal; las que necesitamos solicitar la beca, las hijas de migrantes que queremos bailar, las marrones, las poco rotadas, las poco flexibles. Somos las que recién siendo adultas adultas por fin nos animamos a las clases de danza clásica. Somos las que tenemos todas las condiciones pero somos más grandotas de lo que se espera, las talles XL sin vuelta, las que tenemos escoliosis, las que tenemos piercings y nos gustan los tatuajes. Las maricas que pedimos ponernos puntas y bailar con tutú, las “viejas” de 27 años que quedamos fuera de los requisitos para audicionar. 

 

 

 

 

 

Publicado en En palabras

TODOS LOS TEXTOS EN PALABRAS

  • Isadora está acá +

    Cómo citar este artículo Garaloces, Maria Paz (2024) Isadora está acá. Cuadernosdedanza.com.ar ISSN22508708. Publicado: 26 de febrero. Vengo a darles Leer más
  • 1 de febrero, 2024 +

    Cómo citar este artículoEiff, Bel (2024) 1 de febrero, 2024. Cuadernosdedanza.com.ar ISSN22508708. Publicado: 9 de febrero. Pasó una semana desde Leer más
  • Improvisando danzas, improvisando apuntes +

    Cómo citar este artículo. Vilar Laura y Zuain Josefina (2024) Improvisando danzas, improvisando apuntes. Cuadernosdedanza.com.ar ISSN22508708. Publicado: 30 de enero. Leer más
  • 24 de enero, 2024 +

    Cómo citar este artículoEiff, Bel (2024) 24 de enero, 2024. Cuadernosdedanza.com.ar ISSN22508708. Publicado: 27 de enero. Hoy es 24 de Leer más
  • S/Cit(u)ación: Citación Situada. Borradores erótico-teórico-poéticos de una escritura parergonal +

    Cómo citar este artículoPaesani, Grazia (2024) HS/Cit(u)ación: Citación Situada. Borradores erótico-teórico-poéticos de una escritura parergonal. Cuadernosdedanza.com.ar ISSN22508708. Publicado: 25 de Leer más
  • Hagamos pogo: una danza de colisión +

    Cómo citar este artículo Biagi, Ana (2024) Hagamos pogo: una danza de colisión. Cuadernosdedanza.com.ar ISSN22508708. Publicado: 15 de enero. Con Leer más
  • C.U.L.O. Cultura Unida para Librarse del Oculocentrismo +

    Cómo citar este artículoDe la Torre, Julia (2024) C.U.L.O. Cultura Unida para Librarse del Oculocentrismo. Cuadernosdedanza.com.ar ISSN22508708. Publicado: 15 de Leer más
  • Sospechar del texto. Prácticas de escritura con Juan Dominguez +

    Cómo citar este artículoDe la Torre, Julia (2024) Sospechar del texto. Prácticas de escritura con Juan Dominguez. Cuadernosdedanza.com.ar ISSN22508708. Publicado: Leer más
  • Lágrimas de leche. Mucho más que cuarentena o el puerperio como nos gusta +

    Como citar este artículo Naser, Lucia (2024) Lágrimas de leche. Mucho más que cuarentena o el puerperio como nos gusta. Leer más
  • Crónicas de escritura, política(s) de encuentro y la búsqueda (en la voz) +

    Cómo citar este artículo. Mariné Amestoy (2024). Crónicas de escritura, política(s) de encuentro y la búsqueda (en la voz). Cuadernosdedanza.com.ar Leer más
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22

ESCRIBEN EN SEGUNDA