Newsletter

Cecilia Sur

Cecilia Sur

Algo se fundó en la infancia: clases de danza jazz, la escritura de un cuento. Esas semillas germinaron para brotar con los años en la elección de estudiar Letras (UBA) y desbordar mi cuerpo de escritura. Viví en el Delta donde se gestó En isla (Tocoymevoy ediciones). Luego se publicó el cuento “Martina, la tarde” (ed. Alto Pogo). A la vez que las letras me acompañaban fui atravesada por el butoh y con esta danza la posibilidad de explorar los cuerpos que me habitan y lo que ellos pueden desplegar.

Después de dedicarme a la docencia y dar talleres de escritura creativa me fui a viajar por Latinoamérica participando de colectivos artísticos multidisciplinarios y presentando unipersonales de danza. En México pude formarme con diversos maestros en el Primer Festival Internacional de Butoh.

Y como “siempre se vuelve al primer amor” volví para profundizar este camino y continuar explorando formándome en expresión corporal en la UNA. Incursiono en la escena participando como intérprete en obras de teatro y teatro físico.

Las herramientas críticas, teóricas y poéticas que las letras me dieron las pongo al servicio de leer y componer en la danza, reflexionando sobre el cuerpo y sus modos de resignificar el espacio-territorio que nos habita.

Me interesa pensar la danza como un despliegue potencial que tiene el cuerpo de manifestarse en el mundo y de conectar con otros mundos que nos exceden y abisman.

 

 

Domingo, 07 Octubre 2018 13:17

Crónica de una temporalidad danzada

Viernes, 01 Diciembre 2017 22:25

Desacralizar la danza

Miércoles, 07 Junio 2017 17:10

Ser mirada

TODOS LOS TEXTOS EN COMENTARIOS

  • Somos amigas +

    Nos encontramos y nos llamamos amigas. No nos conocíamos mucho, quizás no más que los dedos de dos manos cuentan nuestros encuentros, quizás, nunca contamos ni los 8 de una Leer más
  • Obscenidad femme fatale: resistencia y vuelta al origen +

    Orgía de recuerdos, amores, sexos, memorias, orgasmos y biografías, Sin sostén se presenta “desnudando nudos”. Reivindicación osada del deseo y su objeto. ¿En qué lugar de la vida se encuentra Leer más
  • Melancolía +

    Las obras de Viviana Iasparra apuntan al sistema nervioso. Como si atravesaran el pensamiento y fueran al núcleo de la percepción. El Abierto y Bestia Negra, sus últimos trabajos, ofrecen Leer más
  • Crónica de una espectadora (des)obediente +

    Entramos a la sala de Café Müller con mi amiga Mailén y lo primero que observo es que hay tres grupos de sillas dispuestas para que el público se siente Leer más
  • La ley del deseo +

    si el lenguaje es otra piel toquémonos más con mensajes de deseo Gustavo Cerati A partir de un poema que es una obra nace esta nueva representación de todo piola? Leer más
  • Memoria en movimiento +

    Como aire de mar, la vida transgeneracional de una pareja se dispersa en escena. Dos dúos cruzados, intercambiados, van delineando el aprendizaje de una relación que perdura a lo largo Leer más
  • Las memorias de la carne. Un comentario para Xenit. +

    Xenit, Zenith o Cenit: ¿cómo (d)escribirte? Me hago y le hago esta pregunta a la obra, en circunstancias de que sé que esa obra que vi, no es la misma Leer más
  • ARDE LA PASARELA, TETÉ +

    En el espacio conviven escenas. Un septeto y tres solos. Uno de los solos es intervenido por un cuerpo que pareciera mantenerse al margen de “lo escénico” En el septeto Leer más
  • Ser mirada +

    Soy mirada, digo esto y siento lo ambiguo de la frase. Por un lado implica que desde este lugar de enunciación yo no soy otra cosa más que una mirada, Leer más
  • Sólo hay que ir * +

    Mi familia era muy chiquita: éramos mi padre, mi madre, una abuela –la madre de mi padre-, y yo. Mi padre tenía varias profesiones: escritor, arqueólogo, director de teatro. Mi Leer más
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20

ESCRIBEN EN SEGUNDA