Newsletter

Martes, 01 Noviembre 2011 14:29

¿Estás ahí?

Escrito por

 

Estas son algunas reflexiones que tuve cuando vi “Cartas a mi querido espectador” a principios de este año. Las mismas permanecieron en mi cuaderno de notas, en un archivo de texto en la computadora y en mi mente durante un tiempo, esperando este momento, en el que la obra vuelva a estar en cartel y puedan dialogar.

“Cartas a mi querido espectador” se presentó en esa instancia en el teatro El Extranjero, ahora está en Café Müller, y busca entablar un “diálogo” (¿epistolario?) con el público, en vivo, in situ, en el a veces bastardeado “aquí y ahora”. “Estás, estoy –dicen- y nos miramos”. Entonces, me pregunto ¿por qué elegir el formato carta? ¿No resulta contradictorio el elegir un formato que pretende un tiempo de lectura, reflexión y luego de respuesta? … una respuesta. ¿Por qué leer las cartas frente al público y no, quizás, enviárselas? ¿Esperan nuestra respuesta?

¿Acaso no nos distancia aún más esta situación?

Habitualmente, cuando uno lee y contesta una carta, dialoga, pero no se mira; y cuando uno está frente a otro, se puede mirar, pero no necesariamente dialogar. ¿Será esta dicotomía la que pretende exponer Gandini?

Es claro que quiere hablar de la representación, de la imposibilidad (?) de “no ser otro”. De hecho lo expone, dice “Me atrofié a tal punto que lo único que sé es hacer esto, ser otros.” E incluso intentan ser “ese que sólo soy cuando estoy conmigo –dicen-”. ¿Es esta concepción pesimista, tal? ¿Intentan realmente conectarse con el espectador, mirarlo a los ojos, dejar de representar, volverse “real”? Entonces, nuevamente, ¿por qué la carta y su distancia (temporal y espacial) que implica?

Y si suponemos que sus intentos, aunque pesimistas ya que aceptan de antemano una imposibilidad, son genuinos intentos, ¿cómo dialogar con eso? ¿Cuál es nuestro lugar de espectadores? Es acaso, tal como lo plantean en la obra, un lugar de legitimación, que permite la existencia del “otro” (dicen por ejemplo “necesito de vos ahí para hacer esto”)? Personalmente creo que el lugar del espectador es mucho más que el de un mero “expectante”, es un rol activo que hace más que mirar y con eso construir la escena y su teatralidad. Reducir al espectador sólo a ese rol, creo que es menospreciarlo.

De hecho, creo que todos los conocedores de la danza recordamos inmediatamente a las Cartas de Noverre, pero también tantas otras publicaciones de epistolarios, tan en boga en el s. XVIII, XIX y principios del XX, lo cual abriría otros significados y reflexiones.

Ahora bien, esto me dispara otra inquietud en relación al espectador y al formato epistolario y lo que implica: ¿Quién puede contestar las cartas? ¿No será acaso algún romántico de alma moderna?

Entonces, hago mi última pregunta: ¿estás ahí?

Un texto para: Cartas a mi querido espectador // dirigida por: Fabián Gandini

 

Ficha Técnica: Intérpretes: Lucía Disalvo y Fabián Gandini | Dirección: Fabián Gandini

María Eugenia Cadús

Formó parte del Equipo Editorial de Segunda cuadernosdedanza.com.ar desde su fecha de fundación hasta el año 2014.

TODOS LOS TEXTOS EN COMENTARIOS

  • La conminación +

    Cuando Benjamín escribió acerca de la obra de arte en la era de la reproductibilidad técnica, si bien reconocía el valor cultual de la obra original, defendía el potencial revolucionario Leer más
  • Acto de habla, baila una horda. +

    No estoy muy segura de qué hablamos cuando hablamos de lenguaje en danza. Más de una vez hemos discutido con amigos, colegas y el equipo de esta revista acerca de Leer más
  • En la ciudad del futuro +

    En la ciudad del futuro mostraríamos el culo antes que la cara. Saludaríamos revoleando el pelo y no la mano. Nos cubriríamos los brazos o las rodillas en vez de Leer más
  • Fantasmas en la ciudad +

    Dos mujeres antiguas, aniñadas, con un levemente distinto andar, rasgos y perfiles, pero muy parecidas entre sí, aparecen y desaparecen de la escena. Son petisas Morticias o niñas poseídas por Leer más
  • La vuelta a los pagos. Interpretación de una fiesta cordobesa +

    Villa Argüello, localización geográfica del convite, el canto y la bailanta. Un fernecito, un juguito, unos bizcochitos. Sírvanse, por favor. Todos son bienvenidos al agite del cuarteto y la celebración. Leer más
  • No puedo parar de mirar +

    Una lata de pintura sin abrir siempre es negra. Cuando la abrimos entra luz y nos devuelve color, imagen, forma, movimiento. Hasta que a un objeto no recibe luz no Leer más
  • Nacer de grande, o vencer la presencia (in)finita +

    Nosotros, en cambio vivimos las frías mansiones del éter cuajado de mil claridades, sin horas ni días. Sin sexos ni edades… Es nuestra existencia serena, inmutable; Nuestra eterna risa, serena Leer más
  • HACIA UN CUERPO LIBERADO +

    Un texto para: Despierta // dirigida por: Jesus Guiraldi “Pero decidme, hermanos míos, ¿Qué es capaz de hacer el niño que ni siquiera el león ha podido hacerlo? ¿Por qué el Leer más
  • nadohombrerebobi +

    Me bajé del colectivo y salí caminando para el lado contrario. Es una práctica que me viene sucediendo involuntariamente desde que llegué a Buenos Aires y que estoy empezando a Leer más
  • Hogar, ¿dulce hogar? +

    ¿La femineidad en otros tiempos? ¿Por qué representar a la mujer hoy bajo una estética de los años 50 abocada fervientemente a la vida doméstica? ¿Qué ecos de ese modelo Leer más
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20

ESCRIBEN EN SEGUNDA