Martes, 01 Mayo 2018 21:22

Solo di sol a los idolos

Escrito por

En plena oscuridad, el ojo del público proyecta su luz. Recorre lentamente el suelo del escenario hasta amanecer sobre la pared. Apagón. El ojo, como la linterna de un policía descubre en la esquina izquierda un torso que se desliza lentamente hacia la derecha sin despegarse del muro de ladrillos. Y bajo la sombra se esconde el artilugio de unas piernas en movimiento. Apagón.

Luces bifocales hacen aparecer la danza de un trío compuesto por un cuerpo y dos sombras que hacen y deshacen un patrón de movimientos. ¿Puede ser palíndroma la escritura coreográfica? ¿O nada se puede contra la linealidad del tiempo? Sé verlas al revés. Ver movimientos rebobinados más que palindrómicos desocultan un mundo de pantallas aún cuando éstas no están.

Con cinta de papel Ella delimita el espacio, marca el espacio en el que se permite la danza. En el suelo traza los recorridos posibles. Baila. Baila una danza que se hace y se deshace, una danza rebobinada. Y de nuevo con más cinta traza otros caminos que encierran la danza. Hay un tiempo de la marca y un tiempo de la danza. Cuando termina de trazar las líneas bajo la luz cenital y el ruido que arranca la cinta, comienza la música que embruja la danza alumbrada por el ojo del espectador. Apagón. 

Palíndroma rebobinada: el ojo, como la linterna de un policía descubre en la esquina derecha un torso que se desliza lentamente hacia la izquierda sin despegarse del muro de ladrillos. Y bajo la sombra se esconde el artificio de unas piernas en movimiento. Apagón.

En el espacio negro, el ojo del público proyecta su luz puntual y descubre un cuerpo. Inventa un cuerpo. Apagón. En el espacio negro, el ojo del espectador proyecta su luz puntual y descubre un cuerpo. Inventa un cuerpo. Apagón. En el espacio negro, el ojo del espectador proyecta su luz puntual y descubre un cuerpo. Inventa un cuerpo. Apagón. En el espacio negro, el ojo del espectador proyecta su luz puntual y descubre un cuerpo. Inventa un cuerpo. Apagón. Inventa un cuerpo. Apagón. Inventa un cuerpo. Apagón. Inventa un cuerpo.

Apagón.  

Ella, frente al ojo del público que proyecta su luz, que la abrasa incandescente y Ella frente a la luz de un ojo que retiene un público.

Apagón.

Se enciende la luz. Fin del espectáculo. Aplausos. Ella toma en su mano izquierda el pañuelo verde. En ese gesto de incorporación a la lucha por el aborto libre, legal, seguro y gratuito deja en evidencia que allí se concentra el régimen de visibilidades. Hoy la pregunta es qué artilugio se esconde bajo la sombra. Allí tápase menem esa patilla.

 

Todos los palíndromos han sido tomados de Karcino, el libro de Juan Filloy, re-editado por Cuenco de Plata en 2005.

Este comentario fue construido a partir de la asistencia a la función ofrecida en El Callejón, el 22 de abril de 2018

 

Coreografía e interpretación: Margarita Molfino

Música original: Martín Bosa

Diseño de Iluminación: Matías Sendón

Operación de luces: Gabriel Haenni / Leandro Orellano / Sebastián Francia

Vestuario: María González

Fotografía: Lucas Boll / Gisela Filc

Diseño Gráfico: Leonor Barreiro

Asistencia general: Delfina Dotti

Asistencia escénica: Débora Zanolli  

Colaboración artística: Agustina Muñoz

Idea y Dirección: Margarita Molfino / William Prociuk

 

Ph. Frame de La sociedad del espectáculo de Guy Debord, Film de 

1973. 

 

 

Trilce Ifantidis

Me llamo Trilce y nací en 1995. Estudio Letras en la UBA. Empecé a bailar en 2015 a partir de un seminario con Melina Martín de "Análisis de movimiento Laban" y ahora entreno técnica con Josefina Zuain.  Me interesa leer y escribir; y me pregunto si se puede leer y escribir danza.

Lo último de Trilce Ifantidis

TODOS LOS TEXTOS EN COMENTARIOS

  • En la ciudad del futuro +

    En la ciudad del futuro mostraríamos el culo antes que la cara. Saludaríamos revoleando el pelo y no la mano. Nos cubriríamos los brazos o las rodillas en vez de Leer más
  • El sueño del pibe +

    Por primera vez escucho a Los Redondos en el Teatro San Martín. Veo a Celia Argüello, a Luli García Pullés, a Martín Gil y descubro a varias bombas más, que Leer más
  • Privilegios de Artistas +

    Vivimos por el dinero. Todos lo hacemos. Con el dinero compramos nuestras cosas más básicas y también nuestra felicidad. Dependemos del dinero para contar con un techo, una rutina, una Leer más
  • Caballero Contemporáneo +

    Cuando Carlomagno se acerca a Agilulfo y le pregunta, entre fatigado y atraído por la declarada inexistencia del caballero de armadura blanca, le grita en el agujero de la armadura Leer más
  • La pretensión de los objetos. +

    El límite de lo inanimado, parecería ser, justamente que no puede tener movimiento propio. A su vez, no puedo pensar el movimiento de un objeto en términos que no den Leer más
  • Hábitat. +

    Hábitat. Obra: Una comedia ancestral La sorpresa no es el devenir de la tarea sino saber de repente que la tarea ya había sido comenzada. ¿Cuándo y por qué se Leer más
  • Nacer de grande, o vencer la presencia (in)finita +

    Nosotros, en cambio vivimos las frías mansiones del éter cuajado de mil claridades, sin horas ni días. Sin sexos ni edades… Es nuestra existencia serena, inmutable; Nuestra eterna risa, serena Leer más
  • Habla Casandra (igual) Horda +

    Habla Casandra (igual) Horda Veo un cuerpo intentando acomodarse, adaptarse a las grietas y deformidades del mundo. Un cuerpo disputado, violentado. Un cuerpo que se agota y cae varias veces. Leer más
  • LA VIDA EN UN SENTIDO FIGURADO +

    La rayuela como todos conocemos es un juego de niños, casilleros que inician por la tierra continúan por números que van del uno al nueve y finalizan en el cielo. Leer más
  • Lo que importa es moverse +

    Lo que importa es moverse / El travelling es una cuestión de moral* Un texto para: DURAMADRE // dirigida por: Juan Onofri Barbato I. Es tal la intensidad de la interpretación y Leer más
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19

ESCRIBEN EN SEGUNDA